Los seguros de responsabilidad civil para instaladores de gas

La cualificación legal necesaria para trabajar como instalador de gas ha cambiado en los últimos años. Estos profesionales continúan desempeñando las mismas funciones, es decir, construir, adaptar o revisar los receptores de gas en las viviendas, los edificios o los complejos industriales.

Precisamente, en función de que hagan su trabajo en unos u otros lugares, necesitan un carnet o una certificación distintos. Además, cada uno de éstos debe ir acompañado de un seguro de responsabilidad civil con un capital obligatorio diferente.

Tipos de carnet y seguro obligatorio

La legislación sobre instalación de gas establece tres clases de carnets para los profesionales. Estos, a la hora de iniciar su actividad, deben contratar, como decíamos, un seguro de responsabilidad civil con unos capitales obligatorios, que están en función de su propia categoría como instaladores. De no tenerlo, tendrían que responder con su propio patrimonio en caso provocar daños derivados de su actividad.

Los citados tipos de carnet se obtienen mediante un curso con su correspondiente examen y son concedidos por la Dirección General de Industria, Energía y Minas, aunque también pueden conseguirse a través de una entidad certificadora privada. Son los siguientes:

Carnet o certificación tipo C (o IGC)

Para acceder a él, además del citado curso, has de poseer el título de Montaje y Mantenimiento de Instalaciones que se obtenía a través de la Formación Profesional Básica. En líneas generales, faculta para realizar obras dentro de locales comerciales y viviendas.

Finalmente, requiere la contratación de un seguro de responsabilidad civil por un capital de 300.000 euros.

Carnet o certificación tipo B (o IGB)

Para obtenerlo, has de poseer el título de Mantenimiento de Instalaciones de Edificios y Procesos o Fontanería de la Formación Profesional Superior. También pueden acceder a él quienes tengan la certificación de tipo C con una antigüedad de al menos dos años.

Una vez conseguido, se pueden realizar los mismos trabajos que lleve a cabo quien posea el carnet C; pero, además, faculta para hacer obras en las instalaciones comunes de las edificaciones.

Igualmente, el seguro de responsabilidad civil para esta categoría exige un capital obligatorio de 600.000 euros.

Carnet o certificación tipo A (o IGA)

Es la categoría superior. Para obtenerlo, has de poseer un grado universitario medio o superior de carácter técnico. Por ejemplo, una ingeniería o Física.

Igual que en el caso anterior, también pueden acceder a él quienes tengan la certificación tipo B con dos años de antigüedad. Sus poseedores pueden realizar los mismos trabajos que quienes tengan los carnets C o B y, además, faculta para operar en acometidas enterradas.

Finalmente, exige un seguro de RC por valor de 900.000 euros.

En conclusión, para trabajar como instalador de gas, se requiere un seguro de responsabilidad civil cuyo capital obligatorio está en función del tipo de carnet del profesional.

En nuestra correduría de seguros hemos diseñado una oferta de seguro de responsabilidad civil para instalador de gas especial, con unos precios muy ajustados y con las mejores coberturas adaptadas a cada caso. Puedes preguntarnos sin compromiso.
Infórmate aquí
Los seguros de responsabilidad civil para instaladores de gas
5 (100%) 3 votes

Raúl Vera García

Corredor de seguros colegiado en Madrid.
Especialista en Decesos, lleva 15 años como mediador de seguros. Ganador del premio Piniés en 2015 al mejor alumno de España del curso de mediadores gracias a su tesis “Conflictos derivados de la falta de regulación del ramo de decesos”.
Especializado igualmente en seguros personales tales como salud, vida o accidentes.
Padre de dos niñas maravillosas y aficionado al balonmano y otros deportes como el esquí y el surf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *