Saltear al contenido principal
El Cólico Equino. Tipos Y Causas De Cólicos En Caballos

El cólico equino. Tipos y causas de cólicos en caballos

El cólico equino es un dolor abdominal muy agudo que se desarrolla desde el estómago hasta los intestinos. Viene acompañado de espasmos y supone la principal causa de muerte entre los caballos. Aunque la palabra cólico remita al dolor en el colon, este se va a hacer presente en un área más amplia.

A continuación analizamos las claves de esta enfermedad para que, en el desgraciado caso de que te toque intervenir ante ella, cuentes con suficientes elementos de juicio para afrontarla con garantías. Presta atención.

Las causas del cólico en el caballo

En las siguientes líneas te presentamos los principales motivos por los que un caballo puede padecer un cólico. Toma nota de ellos.

  • Alimentos compactados en el colon izquierdo o flexura pélvica.
  • Contracciones peristálticas en el tracto gastrointestinal, que provocan espasmos.
  • Impactación de íleon.
  • Acumulación de arena en los intestinos.
  • Formación de enterolitos.
  • Actividad de grandes nematodos y cestodos.
  • Diarreas causadas por los ciatostomas.
  • Desplazamiento del colon dorsal hacia la izquierda o derecha.
  • Torsión del tracto gastrointestinal.
  • Introducción de una parte del intestino en otra.
  • Una parte del intestino se queda dentro del agujero epiploico o de la rotura mesentérica.
  • Tumor lipoma estrangulante.
  • Úlcera gástrica.

¿Cuánto tiempo pueden durar estos cólicos?

Se prolongarán, con una intensidad intermitente, a lo largo de varios minutos. Esta se incrementará y posteriormente irá descendiendo.

¿Qué tipos de cólicos equinos existen?

Apunta las distintas clases de estas enfermedades que puedes tener que abordar:

  • Dilatación gástrica primaria: es el cólico más habitual (alrededor de un 60 % de ellos). Se da en el intestino delgado y el plasma de la sangre acaba desembocando en el abdomen.
  • Dilatación gástrica secundaria: los espasmos se producen antes del ciego y desaparece la hendidura del ijar.
  • Cólico intestinal: los espasmos se producen después del ciego y el tacto rectal va a resultar inviable.

La prevención de estos problemas de salud

Si quieres evitar que tus caballos pasen por estos inconvenientes, te aconsejamos atender las siguientes recomendaciones:

  • Que no tomen tantos hidratos de carbono simples.
  • Que el agua y el pienso estén limpios.
  • Los comederos elevados dificultan que ingieran arena.
  • Horarios regulares de nutrición.
  • Desparasitar puntualmente.
  • Higiene dental oportuna.
  • Evita las modificaciones bruscas de su plan de nutrición.
  • Ten cuidado con las insolaciones.
  • Aplica técnicas para que no coman con demasiada rapidez.
  • No los confines en establos.

Los síntomas de los cólicos equinos

Pon atención a las manifestaciones físicas que te permitirán identificar un cólico en un caballo:

  • Se encuentra intranquilo.
  • Suda más de la cuenta.
  • No para de escarbar.
  • Se estira.
  • No cesa de intentar miccionar.
  • Se gira para mirarse el trasero y el estómago.
  • Pasea demasiado.
  • Tan pronto se tumba como se levanta.
  • Rueda.
  • Emite gemidos.
  • Manifiesta bruxismo.
  • Ha adelgazado de una forma extrema.
  • Anda estreñido.
  • Sufre taquicardias.

¿En qué consiste el tratamiento del cólico de un caballo?

A grandes rasgos, existen dos tipos de tratamientos. Por una parte, el médico administrará analgésicos, antibióticos y fluidoterapia para que el estado de los intestinos mejore. En los supuestos más graves, puede ser preciso recurrir a la cirugía, que implica extraer los líquidos y colocar los órganos en sus posiciones originales.

¿Cubre el seguro una operación de cólico equino?

Ten en cuenta que una de estas intervenciones quirúrgicas alcanza un coste de entre tres mil y cinco mil euros. La cirugía que se emplea es muy avanzada y el riesgo de la operación resulta alto. Te informamos, por otro lado, de que puedes garantizar los cuidados de salud de tu caballo pagando un seguro que los cubra por 150 euros al año.

En definitiva, la prevención es fundamental para evitar los cólicos de los caballos, los cuales requieren una intervención rápida.

Raúl Vera García

Corredor de seguros colegiado en Madrid.
Especialista en Decesos, lleva 15 años como mediador de seguros. Ganador del premio Piniés en 2015 al mejor alumno de España del curso de mediadores gracias a su tesis “Conflictos derivados de la falta de regulación del ramo de decesos”.
Especializado igualmente en seguros personales tales como salud, vida o accidentes.
Padre de dos niñas maravillosas y aficionado al balonmano y otros deportes como el esquí y el surf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba