Saltear al contenido principal

Qué es el daño emergente y cómo afecta a los seguros

daño emergente

En el artículo de hoy vamos a hablar de un concepto que en algunas ocasiones puede intervenir en el ámbito de la responsabilidad civil. Nos referimos al concepto de «daño emergente«.

Definición del concepto legal daño emergente

El daño emergente, dentro de un proceso de litigación entre compañías de seguros, supone la aceptación, por parte de una de las partes, de su papel en la generación de daños materiales o personales.

Es, a fin de cuentas, un concepto amplio que define los daños provocados por un asegurado.

En el Código Civil, concretamente en su artículo 1.106, se indica que las indemnizaciones por daños y perjuicios deben englobar el valor que representa la pérdida acaecida (daño emergente), así como una cifra que haga justicia por el lucro cesante del agraviado. Es decir, el beneficio que dejas de obtener como resultado del agravio al que has sido sometido.

Vamos a seguir profundizando sobre este y otros conceptos en los siguientes apartados.

Consideraciones sobre el daño emergente

Es muy habitual, cuando se sufre un accidente de tráfico, verse envuelto en un proceso jurídico destinado a compensar al conductor o conductora que no ha provocado el siniestro.

Por eso, es importante poner atención a las coberturas incluidas en el momento de la contratación de la póliza para no verse desamparado a la hora de la verdad.

Así, la cobertura por daño emergente es la indemnización emitida por la aseguradora para cubrir los daños materiales ocasionados a una tercera persona como resultado de la acción u omisión del asegurado.

Indemniza por los perjuicios que su vehículo haya podido sufrir, aunque también protege a otras personas que hayan podido resultar agraviadas y sus propiedades.

Cómo se utiliza este concepto en las reclamaciones de indemnización por daños

Tal y como puedes suponer, el daño emergente está dentro del ámbito de la responsabilidad civil, que incluye otras variantes de indemnización como el lucro cesante. En este caso se refiere al dinero que el afectado deja de ganar a causa de la acción de otro.

También se contempla el daño moral, es decir, aquel enmarcado en el seno psicológico del agraviado.

Centrándonos en el caso del daño emergente, en una reclamación sirve para definir los daños materiales que tendrán que compensarse al margen de la compensación del lucro cesante o del daño moral.

Cómo afecta a los seguros de responsabilidad civil

El papel de esta cobertura en un seguro de responsabilidad civil es asegurar el pago de las consecuencias materiales de una acción concreta o negligencia cuyo resultado haya supuesto un perjuicio para otra persona, un grupo de ellas o sus propiedades.

En suma, es muy recomendable que revises, oportunamente, tu póliza de seguros. No en vano, llegado el caso de necesitar soporte económico por parte de tu aseguradora, será crucial que hayas sido meticuloso al momento de la contratación, optando por un producto que se haga cargo del daño emergente derivado de tus acciones negligentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba