Saltear al contenido principal

Capital no consumido en la póliza de decesos

capital no consumido Una vez finalizada la prestación de servicio a veces es común que por alguna circunstancia no se haya consumido íntegro el capital de servicio garantizado en el seguro de decesos.

De hecho es muy habitual que muchos de nuestros asegurados nos pregunten en la Correduría de Seguros qué es lo que ocurre con ese dinero.

A través de este artículo os voy a resolver esta duda y daros algunas pautas a nivel fiscal de cómo tributa ese capital que sobra.

Aquí puedes calcular online tú mismo los precios de las pólizas de decesos de diferentes compañías.

¿Por qué puede sobrar dinero del capital de servicio?

Las pólizas de decesos tienen capital suficiente para cubrir todos los gastos que conlleva un entierro en la actualidad. La razón principal para que sobre capital es porque o bien hemos renunciado alguna partida, como pudiera ser que el fallecido no fuera velado en un tanatorio.

También porque una de las partidas garantizadas,nosotros ya disponíamos de ella, como por ejemplo tener nicho o sepultura en propiedad. En estos casos suele sobrar un poco de capital, Pero ¡¡OJO¡¡ No por no usar ese servicio siempre sobra dinero.

Quizá no hemos usado el tanatorio pero hemos pedido una caja de una calidad mucho mejor, o más coronas, es decir aumentar o mejorar otras partidas. Esas mejoran van a cuenta del capital de servicio y en esos casos estaríamos consumiendo lo que nos hemos ahorrado en el tanatorio.

¿Qué ocurre con el capital no consumido en la póliza de decesos?

La Ley 50/1980, de 8 de octubre, reguladora del Contrato del Seguro es la que se encarga de establecer el marco jurídico en este caso.

La norma en su artículo 106 bis de la citada ley señala que:  “el exceso de la suma asegurada sobre el coste del servicio prestado por el asegurador corresponderá al tomador o en su defecto, a los herederos”.

¿Quién lo cobra? ¿Se devuelve a la familia?

Como hemos visto anteriormente en la norma, el exceso de la suma asegurada corresponde al tomador o en su defecto a los herederos.  Pudiendo incluso declarar en póliza un beneficiario, siendo esta persona la que cobrará el capital sobrante de la póliza en caso de haberlo.

El contratante tiene total libertad a la hora de establecer al beneficiario, así que podría ser un familiar o incluso alguien ajeno a la familia.

En la práctica muchas pólizas de seguros de decesos establecen una fórmula general señalando como los beneficiarios a los herederos legales.

Si el seguro no contiene previsiones con respecto a este tema, habrá que atender al testamento del finado y ver si en él se nombra a algún beneficiario de ese capital sobrante.

Para el caso de que el testamento no diga nada, o incluso si no hay testamento, habrá que seguir los pasos de la sucesión intestada.

Después de obtener el certificado de últimas voluntades se hará la declaración de herederos abintestato.

En este supuesto el capital sobrante del seguro de decesos será entregado a los herederos legales. El orden será el siguiente, heredando unos en defecto de los anteriores:

  • Descendientes (hijos).
  • Ascendientes (padres o abuelos en su defecto).
  • Cónyuge.
  • Hermanos.
  • Sobrinos.
  • Familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad.
  • Estado, que lo debe repartir por tercios entre instituciones sin ánimo de lucro municipal, provincial y aportación a los Presupuestos Generales del Estado.

¿Cómo se cobra?

Una vez efectuados todos los trámites cubiertos por el seguro de decesos la entidad aseguradora recibe todas las facturas que acreditan el coste de los servicios prestados y determina si hay capital sobrante.

Estas facturas están a disposición del tomador o beneficiario si lo requieren como norma general.

El pago de dicha cuantía se suele hacer a través de transferencia bancaria a la cuenta del beneficiario. Hay que tener en cuenta que las cantidades cobradas como sobrante del seguro de decesos deben tributar por el Impuesto de Sucesiones.

El porcentaje a pagar dependerá de la legislación de la Comunidad Autónoma que resulte de aplicación y sus correspondientes bonificaciones por el grado de parentesco.

¿Cuánto se tarda en cobrar?

La Ley no establece un plazo para el cobro de estas cantidades. El tiempo puede ir desde uno a varios meses. Esto depende de lo que se tarde en acreditar la identidad de los beneficiarios y entrega de toda la documentación requerida por la compañía.

¿Hay que solicitar el cobro del capital no consumido en la póliza de seguros?

No, no es necesario. Las entidades aseguradoras saben que tienen que cumplir con esta obligación y lo hacen diligentemente.

Sin embargo, sí es recomendable contactar con la aseguradora para acreditarse como beneficiario y aportar la documentación e información que sea necesaria. Esto puede ayudar a acortar los plazos de la gestión de una manera considerable.

Espero con este artículo haberos aclarado esta duda que tanto preocupa a nuestros clientes a la hora de contratar un seguro de decesos.

Si os ha quedado alguna duda podéis usar los comentarios, también os invito a usar nuestro tarificador de decesos sonde podéis calcular en menos de 1 minutos precios de diferentes aseguradoras.

Calcular decesos online
Capital no consumido en la póliza de decesos
4 (80%) 4 vote[s]

Raúl Vera García

Corredor de seguros colegiado en Madrid.
Especialista en Decesos, lleva 15 años como mediador de seguros. Ganador del premio Piniés en 2015 al mejor alumno de España del curso de mediadores gracias a su tesis “Conflictos derivados de la falta de regulación del ramo de decesos”.
Especializado igualmente en seguros personales tales como salud, vida o accidentes.
Padre de dos niñas maravillosas y aficionado al balonmano y otros deportes como el esquí y el surf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba