Saltear al contenido principal
Cómo Facturar Sin Tener Empresa

Cómo facturar sin tener empresa

Facturar sin tener una empresa es posible. Podemos facturar sin una empresa si tenemos que proceder a un cobro y no nos compensa pagar la cuota mensual de autónomos. Para estos pagos mínimos, este método es mucho mejor opción que afrontar las cuotas de la Seguridad Social.

¿Cuándo no es legal?

Sin embargo, este procedimiento deja de ser legal cuando se realiza con grandes cantidades de dinero, convirtiéndose en un delito de economía sumergida. Por lo tanto, tenemos que conocer bien el dinero que facturamos.

¿Cuándo podemos facturar sin tener una empresa?

Cuando realizamos un trabajo puntual o cobramos una pequeña cantidad de dinero, podemos emitir una factura sin ser empresa. La cuota mensual de autónomos cuesta alrededor de 300€.

Por lo tanto, no nos compensa estar dados de alta en este régimen para realizar un solo cobro al año o para recibir pequeños cobros de muy pequeñas cantidades. Podemos generar facturas fácilmente con cualquier dispositivo que esté conectado a Internet, sin pagar cuotas fijas ni mensualidades.

Solo pagamos un porcentaje si facturamos.

Cuando vamos a percibir más de 13 300 € anuales o ingresos que superen los 950 € brutos cada mes, tenemos la obligación de estar dados de alta como autónomos. Si no generamos una alta como autónomo, estamos incurriendo en un delito legal.

Por el contrario, si nuestros ingresos no superan estos límites en euros o, en su defecto, percibimos ingresos solo puntuales mediante factura y estamos contratados por cuenta ajena para nuestra actividad laboral habitual, no tenemos ninguna obligación de darnos de alta.

¿Cómo que sin empresa puedo facturar?

Ahora que ya podemos determinar si formamos parte del grupo que puede facturar sin tener una empresa como autónomo, toca saber cómo.

Debemos darnos de alta igualmente en la Seguridad Social, tal vez solo necesitemos estar dados de alta complementariamente al alta empresarial que tengamos, siempre que seamos trabajadores por cuenta ajena. En las declaraciones de la renta, hemos de seguir los modelos 036 y 037, los cuales no suponen ningún coste económico para nosotros.

El programa de facturación en línea nos ayuda a generar las declaraciones correspondientes que se ponen en funcionamiento solo si hemos recibido un cobro. Esto supone una gran ventaja que nos hace preferir este sistema al pago mensual de autónomos.

Los autónomos tienen que pagar cada mes, perdiendo dinero aunque no haya tenido lugar ningún ingreso. Sin embargo, al facturar sin ser autónomo esto deja de ser un problema y solo pagaremos una pequeña parte si realmente hemos percibido algún tipo de sueldo.

Ahora que ya conocemos cómo facturar sin tener empresa, debemos revisar nuestros ingresos medios. Si cumplimos los requisitos, esta opción nos beneficia económicamente y nos supone menos problemas a final de cada año.

Raúl Vera García

Corredor de seguros colegiado en Madrid.
Especialista en Decesos, lleva 15 años como mediador de seguros. Ganador del premio Piniés en 2015 al mejor alumno de España del curso de mediadores gracias a su tesis “Conflictos derivados de la falta de regulación del ramo de decesos”.
Especializado igualmente en seguros personales tales como salud, vida o accidentes.
Padre de dos niñas maravillosas y aficionado al balonmano y otros deportes como el esquí y el surf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba