Responsabilidad civil de explotación en los seguros

Seguro que más de una vez has oído hablar de los seguros de responsabilidad civil y de algunas de sus coberturas, pero no sería raro que hayas leído o oído algo acerca de la responsabilidad civil de explotación.

En este post trataremos un tema que interesa mucho a los administradores o socios de empresas, autónomos y miembros de asociaciones. Estos agentes pueden ocasionar daños en terceros cuya responsabilidad deriva de la actividad propia de la entidad o del trabajo de una persona como autónomo:

Es lo que se conoce como responsabilidad civil (RC) de explotación.

Pero, ¿qué es exactamente la responsabilidad civil de explotación?

Se puede definir como aquella que hace referencia a los daños causados a terceros ocasionados por la estructura empresarial (ya sea un autónomo o una empresa con empleados) en el ejercicio de actividades que le son propias.

La garantía de responsabilidad civil de explotación suele ser una de las básicas que se incluyen en las pólizas de RC. Esta garantía cubre los daños producidos mientras los trabajos o las obras están en marcha y no han terminado.

La responsabilidad civil de explotación es aquella derivada, como su nombre indica, de la explotación de un negocio. Puede provenir de una lesión sufrida en las instalaciones del profesional o derivada de la mala praxis del mismo, siempre que no concurra su culpa.

***********

Similitudes y diferencias con la responsabilidad civil profesional

La responsabilidad civil de explotación y la responsabilidad civil profesional parecen bastante similares, pero son conceptos diferentes.

Un seguro que incluye la garantía de RC profesional cubre principalmente los daños económicos derivados de errores, omisiones o negligencias en la ejecución de la actividad profesional. La RC profesional suele ser muy útil para profesionales independientes como médicos, abogados o arquitectos, cuyas actividades suponen riesgos para sus clientes en el momento en que están desarrollando su actividad.

Ejemplo de responsabilidad civil profesional

Una negligencia de un cirujano mientras opera a un paciente es un buen ejemplo donde se pone de manifiesto la RC profesional.

Ejemplo de responsabilidad civil explotación

Un gestor tiene un local comercial a pie de calle y un cliente entra a realizar una consulta, justo después de que hayan fregado el suelo. Al caer se golpea en el rostro, rompiéndose la nariz y las gafas.

En este caso, el gestor es responsable del daño personal (rotura de nariz) y material (rotura de gafas). El cliente podrá exigir que se paguen los gastos médicos y la reparación o sustitución de las gafas. Además, podría llegar a exigir indemnización moral o lucro cesante. Estas indemnizaciones pueden ser especialmente elevadas si, por ejemplo, la lesión deja secuelas visibles.

Aunque el gestor es el responsable objetivo, tener contratado un seguro que cubra la responsabilidad civil de explotación le librará de esta indemnización. Es por ello por lo que estos seguros son imprescindibles para los profesionales.

Naturaleza y consecuencias de la responsabilidad civil de explotación

Al desarrollar sus actividades económicas, la empresa o autónomo ejecuta acciones de las que pueden derivarse daños para las personas o bienes de terceros.

La responsabilidad por explotación se regula precisamente para proteger a este tercero, pues al no tener relación con el profesional carece de otra forma de defenderse ante las lesiones derivadas de su actividad.

Regulación legal

La base legal para la responsabilidad por explotación se encuentra en el artículo 1089 del Código Civil. En él se estipula que las obligaciones (en este caso, de indemnizar), pueden nacer de los actos y omisiones cuando medie culpa o negligencia.

Y es que el profesional debe ser diligente en el ejercicio de su actividad, evitando lesionar a terceros. En el momento en que de su actividad se derive una lesión, tendrá que responder por ella. Siempre, claro, que no haya mediado fuerza mayor o culpa del lesionado.

Consecuencias jurídicas

Conforme al artículo 1101 del Código Civil, el profesional que causa una lesión a través de sus actividades profesionales debe indemnizar los daños y perjuicios causados al lesionado. Esta indemnización cubre los conceptos de daño emergente, lucro cesante y, de probarse, daños morales.

La póliza de seguro de responsabilidad civil

Como en otras situaciones, el seguro de responsabilidad civil sirve para desplazar la responsabilidad por la explotación sobre la persona del asegurador. Así, a cambio del pago de la prima del seguro y generalmente de una franquicia, el asegurado puede librarse de la responsabilidad por explotación.

En estos casos, el tercero perjudicado puede actuar directamente contra el asegurador del profesional. Evidentemente, los aseguradores presentan mayores garantías de solvencia, por lo que este seguro protege sobre todo al lesionado, pese al efecto liberador que tiene sobre el asegurado.

Extensión del seguro de RC de explotación

Al cubrir los daños directamente relacionados con la actividad económica del asegurado, el seguro de exploración cubre las lesiones derivadas de:

  • Los actos del profesional, sus empleados y becarios.
  • Los producidos en las instalaciones del asegurado, por sus herramientas y máquinas. Esto incluye letreros exteriores y elementos publicitarios en la fachada del local, así como los producidos en garajes, taquillas y consignas.
  • Los producidos durante actividades que organice el profesional, incluyendo reuniones, excursiones, cenas, formación…

Si quieres información sobre algún seguro de responsabilidad

Si quieres, puedes comentar debajo del post, o si quieres una oferta de seguro, ponte en contacto con nosotros.

Información seguro responsabilidad civil
Responsabilidad civil de explotación en los seguros
5 (100%) 1 vote

Raúl Vera García

Corredor de seguros colegiado en Madrid.
Especialista en Decesos, lleva 15 años como mediador de seguros. Ganador del premio Piniés en 2015 al mejor alumno de España del curso de mediadores gracias a su tesis “Conflictos derivados de la falta de regulación del ramo de decesos”.
Especializado igualmente en seguros personales tales como salud, vida o accidentes.
Padre de dos niñas maravillosas y aficionado al balonmano y otros deportes como el esquí y el surf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *