Saltear al contenido principal
Prescripción De La Responsabilidad Civil Contractual

Prescripción de la responsabilidad civil contractual

Conocer la prescripción de la responsabilidad civil contractuales fundamental para elegir la póliza que más se adapte a nuestras preferencias o para formular reclamaciones. Damos más detalles sobre los supuestos de reclamación y plazos de prescripción.

Cuándo se requiere la responsabilidad civil contractual

Mucha gente ignora que la firma de un contrato tiene responsabilidades jurídicas en caso de que alguna de las partes lo incumpla. Este supuesto está regulado a través de los artículos 1089, 1091 y 1101 del Código Civil. Es importante señalar que la variación de la Ley de Enjuiciamiento Civil ha introducido nuevos supuestos que antes no existían.

¿Cuáles son las formas de incumplir un contrato?

Lo cierto es que existen varias formas de incumplimiento del contrato. En primer lugar, la contravención pura y simple de lo que se firmó en su día.

Esta situación se puede dar por:

  • negligencia,
  • el dolo
  • o la morosidad, que también tienen consecuencias jurídicas.

Aun incumpliendo el contrato, sería posible que un juez dictaminase que no hay responsabilidad para la persona demandada. Esto solo sucederá en los casos de fuerza mayor o de daños fortuitos.

¿Cómo reclamar un incumplimiento de contrato?

La demanda por incumplimiento de contrato suele presentarse ante la jurisdicción civil, según el artículo 217 del Código Civil. Es importante señalar que en el escrito de demanda la persona interesada tendrá que demostrar que había un contrato y que el demandado lo ha incumplido.

Ahora bien, una vez demostrada esta situación, será el demandado el que, para no tener responsabilidad, tendrá que demostrar qué obró de buena fe o que no había forma posible de cumplir lo acordado.

¿Cuál es la responsabilidad civil contractual?

La cuantía de la responsabilidad civil contractual se puede calcular de varias maneras. En cualquier caso, podemos distinguir tres aspectos de la indemnización por daños y perjuicios que hay que sumar para calcularla:

1) Daño emergente

El daño emergente supone el valor de lo que nos tenían que entregar y, finalmente, no hemos recibido. Un cliente que tenía que recibir una prenda de ropa tiene derecho a reclamar el valor de la misma.

Para ello, convendrá aportar facturas, albaranes o cualquier otro tipo de documento que tenga un valor probatorio cuando se presente la demanda.

2) Lucro cesante

El lucro cesante es aquel dinero que hemos dejado de ganar como consecuencia de un incumplimiento contractual en el ámbito empresarial.

Esto sucede, por ejemplo, con la falta de suministros para el funcionamiento de la maquinaria industrial que impiden que esta produzca.

El lucro cesante es un concepto más difícil de demostrar y para ello tendremos que aportar documentación sobre la producción o facturación que hacemos habitualmente. Con estos datos se podía inferir alguna conclusión.

3) Daños morales

Aunque este es el supuesto que menos se reclama porque es el más difícil de demostrar, también existe. Hay que demostrar que la persona tenía unas determinadas expectativas en este producto o servicio que se han visto truncadas.

Por regla general, los tribunales calcularán de forma individualizada cuán importante podría ser esa expectativa.

La prescripción de la responsabilidad civil contractual

El cálculo de la prescripción en los seguros de responsabilidad civil es fundamental para poder tener una cierta seguridad jurídica cuando se va a reclamar o cuando uno es el demandado. La legislación española ha sufrido modificaciones con la reforma en 2015 de la Ley de Enjuciamiento Civil.

El objetivo de la nueva norma fue doble.

  • Por un lado, simplificar las demandas que en ocasiones se podían eternizar y, con ello, descargar de trabajo a los juzgados.
  • En segundo lugar, se ha buscado fomentar la segunda oportunidad en el emprendimiento, de manera que se limitan los plazos para que no se utilicen de forma espúrea.

El nuevo plazo de prescripción

El plazo de prescripción se ha reducido sustancialmente con respecto a lo que se establecía anteriormente.

Si hasta la reforma de 2015 estas acciones se podían reclamar hasta 15 años después, hoy el plazo de prescripción para la responsabilidad civil contractual es de 5 años.

Pasado este tiempo, no se podrá realizar ninguna reclamación por incumplimiento contractual.

El régimen transitorio

Aunque el cambio se ha aplicado y tiene vigor, se reconoce una ampliación del plazo de prescripción para aquellos contratos que se hubieran firmado con anterioridad al 7 de octubre de 2015. En cualquier caso, la prescripción no podría extenderse más allá del 7 de octubre de 2020, aunque el plazo inicial del contrato ascendiese a 15 años.

La ventaja de contar con un seguro

La prescripción en la responsabilidad civil contractual es uno de los puntos más importantes para poder reclamar responsabilidades y saber hasta dónde las tenemos.

Contratar un seguro de responsabilidad civil es la mejor alternativa para no tener que preocuparse de este tipo de situaciones.

En Tucorreduriadeseguros.com contamos con una amplia gama de productos para que la persona pueda responder ante una reclamación civil.

Raúl Vera García

Corredor de seguros colegiado en Madrid.
Especialista en Decesos, lleva 15 años como mediador de seguros. Ganador del premio Piniés en 2015 al mejor alumno de España del curso de mediadores gracias a su tesis “Conflictos derivados de la falta de regulación del ramo de decesos”.
Especializado igualmente en seguros personales tales como salud, vida o accidentes.
Padre de dos niñas maravillosas y aficionado al balonmano y otros deportes como el esquí y el surf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba