Saltear al contenido principal
¿Cómo Hacer La Declaración De La Renta De Un Familiar Fallecido?

¿Cómo hacer la declaración de la renta de un familiar fallecido?

Cuando una persona muere, quienes son de su entorno han de cumplir con una serie de trámites legales. Uno de ellos es presentar ante la Agencia Tributaria los datos de su situación financiera antes de su defunción en el período que corresponde. Realizar la declaración de la renta de nuestro familiar fallecido es una obligación que no debemos pasar por alto y, para ello, el fisco tiene en consideración una serie de circunstancias que hemos de tener muy en cuenta.

¿Qué dice Hacienda sobre las declaraciones de estos contribuyentes?

Hacienda especifica en el apartado de preguntas frecuentes de su web que los contribuyentes fallecidos durante el ejercicio de 2019, el último sobre el que tuvimos que presentar declaración, tendrán que rendir cuentas por un período impositivo inferior al año natural. Concretamente, nos advierte que el impuesto se devengará en el momento exacto de la defunción.

Asimismo, nos aclara que si el finado forma parte de una unidad familiar, el resto de los miembros tendrá la posibilidad de optar por una tributación conjunta sin incluir las rentas de la persona fallecida. En este caso, su declaración tendremos que presentarla en la modalidad individual. Es importante, en este sentido, que tengamos en regla toda la documentación justificativa, pues nos hará falta demostrar el fallecimiento en caso de que el resultado salga a devolver y seamos sus sucesores legales.

¿Qué debemos declarar en la renta de nuestro familiar finado?

En la declaración de la renta de nuestro familiar fallecido debemos rendir cuentas sobre las ganancias o pérdidas que haya tenido el difunto en vida durante el período correspondiente. Del mismo modo, no tendremos por qué incluir la ganancia o pérdida de valor que se haya producido tras la transmisión al heredero.

Sí hemos de meter todas las rentas que haya percibido el difunto en el último ejercicio, así como las que tenga pendientes de imputación. Tenemos la posibilidad de solicitar un fraccionamiento para no tener que pagar todo el impuesto de una sola vez.

Reducciones por rendimientos del trabajo

Las reducciones por rendimientos del trabajo a las que tuviese derecho el fallecido se disfrutan íntegramente, así como el mínimo personal, familiar o por discapacidad. De igual manera, las aportaciones a planes de pensiones u otros sistemas de protección, así como el resto de deducciones también se aplican como si hubiese vivido todo el año al completo.

Modelo H-100

Lo normal en estos casos es que el resultado nos salga a devolver, pues lo más probable es que al fallecido le hayan aplicado retenciones durante todo el ejercicio. De ser así, tendremos que recurrir a un modelo específico, el H-100, para solicitar el dinero. Esto suele implicar que tengamos que presentar alguna documentación adicional.

En definitiva, presentar la declaración de la renta de un familiar fallecido es un trámite al que debemos hacer frente para zanjar sus obligaciones con Hacienda.

Raúl Vera García

Corredor de seguros colegiado en Madrid.
Especialista en Decesos, lleva 15 años como mediador de seguros. Ganador del premio Piniés en 2015 al mejor alumno de España del curso de mediadores gracias a su tesis “Conflictos derivados de la falta de regulación del ramo de decesos”.
Especializado igualmente en seguros personales tales como salud, vida o accidentes.
Padre de dos niñas maravillosas y aficionado al balonmano y otros deportes como el esquí y el surf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba