Saltear al contenido principal
Beneficiario De Un Seguro De Decesos

¿Quién es el beneficiario de un seguro de decesos?

Conocer al beneficiario de un seguro de decesos es importante. Este tipo de seguros protegen a los familiares de una persona en caso de su fallecimiento. Pese a que son muy comunes, es probable que no se conozcan diferentes aspectos importantes. En esta entrada, explicamos en qué consiste la figura del beneficiario.

Diferentes conceptos

Para empezar, debemos tener en cuenta las diferentes personas que aparecen reflejadas en el seguro.

Tomador

Una de ellas, la fundamental, es el tomador, quien es el responsable de la contratación de la póliza y de su pago, puede o no ser asegurado, e incluso podría llegar a ser beneficiario del seguro. El es el encargado de designar los beneficiarios del seguro y de la veracidad de las declaraciones reflejadas en el contrato.

Beneficiario

Junto a estas figuras, el beneficiario será la persona (o personas) que recibirá la  indemnización correspondiente a las cuantías del seguro. En el caso del seguro de decesos, esta figura es menos importante que por ejemplo en un seguro de vida,  ya que en la mayoría de los casos las compañías hacen la prestación de servicio a la familia. Si este es el caso sólo hay dos supuestos donde el beneficiario recibe alguna prestación.

  1. Si sobra capital de servicio que estaba establecido en póliza.
  2. Que el seguro de decesos tenga alguna garantía adicional cómo algún capital de Muerte por accidente o cobertura a de vida del asegurado.

Es el tomador el que se encarga de asignarlo y, por lo general, suelen ser familiares cercanos. Aunque podría ser cualquier persona designada por esta figura.

¿Cómo se designa al beneficiario del seguro de decesos?

El beneficiario del seguro de decesos se designa en el momento en el que se contrata dicha póliza. Debemos pensar con detenimiento a quién colocamos en esa posición, ya que recibirá las cuantías estipuladas. Lo normal es que sean personas que tengan un parentesco con el tomador, aunque este podría designar a amistades u otros.

A la hora de dejar constancia de quién o quiénes son, es posible indicar los nombres y los apellidos o utilizar formas más genéricas como el cónyuge, los hijos, sobrinos… Sin embargo, debemos tener cuidado con los términos genéricos, en especial con el de cónyuge. Si hay que adjudicar la cuantía indicada, esta será entregada a la persona con la que el tomador estuviera casado antes de fallecer.

Esto es importante en caso de contratar el seguro y estar casado con una persona, pero cuando este genere efectos se estuviera con otra. Por tanto, es muy recomendable que actuemos de la forma más precisa posible para evitar equivocaciones.

¿Es posible cambiar el beneficiario?

El tomador puede cambiar el beneficiario del seguro de decesos en cualquier momento. Además, puede hacerlo sin consultar a la otra persona. Este cambio se realiza poniéndose en contacto con la aseguradora y solicitándolo, aunque también cabe la posibilidad de enviar una declaración escrita con la modificación o estipulándolo en el testamento. Al igual que al elegir el beneficiario, es recomendable pensar a fondo si el cambio merece la pena.

Tenemos que recalcar que cualquier declaración expresa de beneficiario de la póliza en un testamento del fallecido, anularía el beneficiario existente en póliza. Pero en este testamento debe mencionarse expresamente el contrato y el beneficiario, es por ello que es una de las documentaciones exigidas por las aseguradoras para cobrar la indemnización a pesar de que figures como beneficiario en la póliza.

¿Cómo tributan los beneficiarios de un seguro de decesos?

El capital de seguro de decesos que se gaste en el entierro o incineración del fallecido no tributa, ya que es un capital que se usa para la prestación del seguro.

No sucede así con el resto de coberturas complementarias de carácter indemnizatorio que a veces tienen los seguros de decesos como capitales de accidentes o vida, o incluso el capital sobrante de los gastos del óbito que si se entrega a los beneficiarios. En este caso  y como otras herencias los beneficiarios del seguro de decesos deben de tributar por el impuesto de sucesiones. Con lo que la indemnización a percibir pasaría a formar parte de la base hereditaria.

El porcentaje a pagar dependerá de varios factores:

  • Parentesco,
  • comunidad autónoma de residencia del fallecido,
  • etc.

En definitiva, ahora ya conocemos en qué consiste la figura del beneficiario de seguro de decesos. Es importante dejar claro quién ocupará la posición, ya que podrían darse problemas a la hora de adjudicar el dinero asignado en la póliza.

Puedes calcular en nuestro comparador de seguros de decesos cuanto puedes ahorrar.

Raúl Vera García

Corredor de seguros colegiado en Madrid.
Especialista en Decesos, lleva 15 años como mediador de seguros. Ganador del premio Piniés en 2015 al mejor alumno de España del curso de mediadores gracias a su tesis “Conflictos derivados de la falta de regulación del ramo de decesos”.
Especializado igualmente en seguros personales tales como salud, vida o accidentes.
Padre de dos niñas maravillosas y aficionado al balonmano y otros deportes como el esquí y el surf.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba